¿Mujeres?, tuvo que ser Dios

espalda

Ser mujer debe tener sus ventajas, y digo “debe” para evitar silogismos baratos. La vida me lo ha demostrado. No por gusto las mujeres fueron las primeras en bajarse del Titanic. Además, pueden asustar al jefe con excusas de misteriosos desórdenes ginecológicos. Bastan adjetivos color púrpura para que el “boss” refleje en su rostro cierta apatía con el contexto descrito y diga: “Es verdad, mejor mando a fulano para Moa”.

Otro punto a favor es el hecho de ser madres, y no solo el hecho, sino también la certeza de que el hijo es suyo, pues la contraparte siempre será víctima de las dudas, o de una que otra broma insidiosa relacionada con el lechero. Quizás tenga que ver algo eso de que las mujeres saben hacer muy bien las cosas, y no precisamente tiene que ver con las multifacéticas tareas que realiza en el hogar.

La intuición de una mujer es más precisa que la certeza de un hombre. Con solo mirarte los zapatos puede hacer un mapa psicológico de tu persona; muchas hasta físico y con asociaciones longitudinales incluidas. Son así de previsoras y poseen esa facultad de comprender las cosas de manera instantánea, sin necesidad de que medie el razonamiento.

Si no me creen, pregúntenle a la bióloga Christine de Lacoste-Utamsing, de la Universidad de Columbia (mujer para más remate), quien demostró que el cerebro femenino posee una pequeña asimetría que indica un volumen mayor del hemisferio derecho con relación al izquierdo, y que esta podría ser la causa de que las mujeres tengan una menor capacidad para disociar el comportamiento emocional del racional. Más o menos lo que yo dije, pero en idioma científico.

La sensibilidad no es una cualidad de la mujer, es una marca genética. El olfato de las féminas es mucho más sensible que el de los hombres, incluso que el de los cockers, vaya. Si otro perfume roza tu cuerpo, ella lo sabrá; si una gota de alcohol roza tus labios “por casualidad”, ella lo sabrá. Y qué decir de su sensibilidad visual, capaz de retratar al prójimo en 3D y sin gafitas. Cuentan que la frase original decía: “Una mirada de mujer dice más que mil palabras”.

No hay tarea más difícil que descifrar a una dama. El mismísimo psicoanalista Sigmund Freud manifestó: “La gran pregunta que nunca ha sido contestada y a la cual todavía no he podido responder, a pesar de mis treinta años de investigación del alma femenina, es: ¿qué quiere una mujer?”.

Ellas sonríen cuando quieren gritar. Cantan cuando quieren llorar. Lloran cuando están felices y ríen cuando están nerviosas. Por eso como expresara Osho: “A la mujer hay que amarla, no comprenderla. Eso es lo primero que hay que comprender”. Es que son así, “a las mujeres les gustan los hombres desesperados y si no los encuentran, los hacen”. (Leon Daudi)

Recuerden que como dijo Napoleón: “Las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo”, y eso lo aprendió de Shakespeare que un día expresó inspirado: “La mujer es un manjar digno de dioses – luego añadió enfurecido- ¡cuando no las cocina el diablo!”. No por gusto los bandidos te piden la bolsa o la vida y las mujeres exigen ambos.

Y basta ya de machismo y superioridades infundadas. Cualquier defecto o insatisfacción que tengamos sobre ellas, la teología se ha encargado de echarnos la culpa a los hombres. Al fin y al cabo el Todopoderoso las creó a nuestra imagen y semejanza.

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Crónicas

Una respuesta a “¿Mujeres?, tuvo que ser Dios

  1. Fiel seguidora

    Tema sensible… por las consecuencias. Cuando 2 mujeres se reúnen, el diablo mira, escucha, se sienta ….y aprende. Hombres….un mal necesario y si no lo crees, encuesta en mano!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s